03 de mayo de 2021

El checklist de una Dog Mom

Por: Ganador®

¿Qué tanto amas a tu perri-hijo?, porque sabemos que el amor que le tienes va más allá de los mimos o los juegos. Un perri-hijo conlleva muchas más responsabilidades como llevarlo al doctor, pasearlo, cuidarlo si está enfermo, darle tiempo de calidad, educarlo y ¿cómo no?, hacer todo lo posible por darles una vida feliz, todo ello gracias al amor incondicional de una dog-mom.

Pero, ¿puedes considerarte realmente una dog-mom? ¿qué te define como una de ellas? Hagamos una pequeña checklist para descubrirlo.

1.    Tus papis se refieren al peludito como otro de sus nietos: 

Incluso si dicen que esto es una broma, lo más probable es que cuando tu peludo vaya a casa de los abuelos, él o ella se lleven el mayor porcentaje de los mimos durante la visita.

2.   Tu peludo come mejor que tú: 

Sí, sí, no lo decimos como una broma, tu perri-hijo tiene mejores hábitos alimenticios que incluyen desde horarios para comer, premios para perro o hasta superfoods para mantener una dieta rica y balanceada.

3.   Tienes otros hijos o sobrinos, pero el bebé peludo es el consentido de la casa: 

Si tu perro es en secreto -o no tan secreto- tu favorito, probablemente seas toda una dog-mom consentidora a más no poder. Se suman puntos si alguno de los pequeños de casa siente celos por el perrito.

4.    El rey de la casa tiene su propio perfil de Instagram o TikTok: 

Hay que aceptarlo, seguro tu perrito tiene un perfil bueno y si a eso le sumamos que tiene una presencia activa en redes sociales y sus propios seguidores, a pesar de no tener pulgares para escribir, lo más probable es que seas una auténtica dog-mom amante de los lugares instagrameables para salir y los outfits para hacer lucir las mejores poses de tu consentido.

5.   Le haces frecuentes regalos a tu perri-hijo: 

Si le has celebrado su cumpleaños a tu pequeñín o simplemente sales de compras y no puedes resistirte a llevarle un bocadillo, un nuevo accesorio o juguete, eres toda una crazy dog-mom

6.   Tus planes sociales o de vacaciones incluyen a tu perrito: 

Si alguna vez has decidido planear tus vacaciones, pero antes que todo has revisado que tu estadía sea pet-friendly y tienes todo lo necesario para viajar con él, como su cartilla de vacunación lista, accesorios de transporte, etc. O si tus planes con amigas incluyen restaurantes que acepten perritos y mejor aún entre los que el menú incluya alimentos aptos para caninos, no lo ocultes más llevas en la sangre el gen de una dog-mom moderna.

7.    Vistes al pequeñín con divertidos disfraces:

Y no nos referimos solamente a un disfraz ocasional de Halloween, sino que las festividades como San Valentín, primavera o Navidad se añaden a la lista de días para vestir a tu perrito con coloridos disfraces.

8.   Duermes con tu perri-hijo: 

¡No puedes evitarlo! Y no te culpamos, quien podría resistirse a la ternura de esas orejas y patitas peludas. Si tu perro tiene su propio lado de la cama o te quita tu lado o le das masajitos antes de dormir, te atrapamos, eres una dog-mom hecha y derecha.

Puede que existan muchas más razones para ser la mejor de las amorosas madres de un amigo peludo, ¿con cuál de ellas te identificas?



Compartir

03 de mayo de 2021

El checklist de una Dog Mom

Por: Ganador®

¿Qué tanto amas a tu perri-hijo?, porque sabemos que el amor que le tienes va más allá de los mimos o los juegos. Un perri-hijo conlleva muchas más responsabilidades como llevarlo al doctor, pasearlo, cuidarlo si está enfermo, darle tiempo de calidad, educarlo y ¿cómo no?, hacer todo lo posible por darles una vida feliz, todo ello gracias al amor incondicional de una dog-mom.

Pero, ¿puedes considerarte realmente una dog-mom? ¿qué te define como una de ellas? Hagamos una pequeña checklist para descubrirlo.

1.    Tus papis se refieren al peludito como otro de sus nietos: 

Incluso si dicen que esto es una broma, lo más probable es que cuando tu peludo vaya a casa de los abuelos, él o ella se lleven el mayor porcentaje de los mimos durante la visita.

2.   Tu peludo come mejor que tú: 

Sí, sí, no lo decimos como una broma, tu perri-hijo tiene mejores hábitos alimenticios que incluyen desde horarios para comer, premios para perro o hasta superfoods para mantener una dieta rica y balanceada.

3.   Tienes otros hijos o sobrinos, pero el bebé peludo es el consentido de la casa: 

Si tu perro es en secreto -o no tan secreto- tu favorito, probablemente seas toda una dog-mom consentidora a más no poder. Se suman puntos si alguno de los pequeños de casa siente celos por el perrito.

4.    El rey de la casa tiene su propio perfil de Instagram o TikTok: 

Hay que aceptarlo, seguro tu perrito tiene un perfil bueno y si a eso le sumamos que tiene una presencia activa en redes sociales y sus propios seguidores, a pesar de no tener pulgares para escribir, lo más probable es que seas una auténtica dog-mom amante de los lugares instagrameables para salir y los outfits para hacer lucir las mejores poses de tu consentido.

5.   Le haces frecuentes regalos a tu perri-hijo: 

Si le has celebrado su cumpleaños a tu pequeñín o simplemente sales de compras y no puedes resistirte a llevarle un bocadillo, un nuevo accesorio o juguete, eres toda una crazy dog-mom

6.   Tus planes sociales o de vacaciones incluyen a tu perrito: 

Si alguna vez has decidido planear tus vacaciones, pero antes que todo has revisado que tu estadía sea pet-friendly y tienes todo lo necesario para viajar con él, como su cartilla de vacunación lista, accesorios de transporte, etc. O si tus planes con amigas incluyen restaurantes que acepten perritos y mejor aún entre los que el menú incluya alimentos aptos para caninos, no lo ocultes más llevas en la sangre el gen de una dog-mom moderna.

7.    Vistes al pequeñín con divertidos disfraces:

Y no nos referimos solamente a un disfraz ocasional de Halloween, sino que las festividades como San Valentín, primavera o Navidad se añaden a la lista de días para vestir a tu perrito con coloridos disfraces.

8.   Duermes con tu perri-hijo: 

¡No puedes evitarlo! Y no te culpamos, quien podría resistirse a la ternura de esas orejas y patitas peludas. Si tu perro tiene su propio lado de la cama o te quita tu lado o le das masajitos antes de dormir, te atrapamos, eres una dog-mom hecha y derecha.

Puede que existan muchas más razones para ser la mejor de las amorosas madres de un amigo peludo, ¿con cuál de ellas te identificas?



Compartir